SmallTalk, pequeñas charlas

Mis divagaciones

     

Menú

¡Esta es tu casa!
Gracias por visitarnos. Este es mi espacio personal en internet e iré escribiendo sobre temas variados. No hay un patrón concreto, son cosas que veo y sobre las que me apetece hablar.
Como ves, el diseño web no es lo mio y no voy a ganar ningún premio por ello, pero no importa. Esta es mi plataforma, aquí escribo con libertad y hablo de pequeñas cosas. Estas son mis crónicas, SmallTalks.


 

Cómo combinar alfombras y cortinas:

Cuando nos proponemos decorar una habitación, ya sea un dormitorio, una habitación de invitados o un salón de estar, hay algunas cosas que siempre debemos de tener en cuenta, siendo la armonía entre alfombras y cortinas algo que debe de convertirse en primordial.

Cualquier tipo de habitación se encuentra compuesta por tres diferentes colores primarios, así como una gran variedad de colores secundarios que ayudan a crear el ambiente de esta.

Estos tres colores primarios son los que se encuentran incluidos tanto en el piso, como en las paredes y las molduras. Estos elementos son los que dan forma a todos los colores de la habitación.

Los colores secundarios son aquellos que se encuentran presentes en todo tipo de elementos a su alrededor, como cuadros, libros, o flores; En poas palabras, elementos decorativos extra.

Hoy os queremos enseñar a combinar con acierto dos elementos imprescindibles en toda habitación: alfombras y cortinas, dos protagonistas de estancias que cuando están en perfecta sincronía generan un espacio único y repleto de posibilidades.

En primer lugar recomendamos pensar a fondo cada paso que vayamos a dar antes de adquirir o decidirnos por algún color, recomendamos tomar fotografías para poder llevarlas a la tienda y en torno a estas, saber por qué gamas optar.

Un buen punto de partida son los colores de las paredes de la habitación, a través de los cuales podemos elegir una serie de colores complementarios tanto para cortina y alfombras que funcionen y se encuentren en armonía.

En segundo lugar, acepta siempre el consejo del profesional, ya que este sabrá ayudarte a elegir las telas de las cortinas, para que combinen a la perfección con el cuarto, de manera que ante la duda: siempre pregunta al encargado de la tienda.

Además, debemos aprender a decir que no y a renunciar a algunos colores, por llamativos o atractivos que nos parezcan, eliminando por completo los colores de las cortinas que se encargan de chocar o de generar un importante contraste con los de la alfombra.

Esto no significa que los colores de ambos deban de ser exactamente iguales, si no que deben de pertenecer a la misma familia cromática, de manera que la comparación entre ambos, conseguirá que resalten por encima de los demás.

Por último, una práctica que cada vez comienza a convertirse en algo muy habitual, es pedir a la casa de alfombras una prueba, es decir, que cuando vayamos a la tienda nos permitan elegir entre varios modelos, que posteriormente podremos probar en la habitación que queremos vestir, para elegir de manera definitiva y devolver sin ningún coste adicional las alfombras que hayamos desechado.

Y es que en ocasiones podemos encontrar con algunos diseños del alfombras que parecen hechos a medida para nuestra habitación, pero que sin embargo a la hora de la verdad no funcionan como deberían.

Las cortinas y la alfombra son dos de los principales elementos que dan personalidad a una habitación, por lo que antes de elegir, no dudes en contrastar opiniones y visualizar todo tipo de catálogos.