SmallTalk, pequeñas charlas

Mis divagaciones

     

Menú

¡Esta es tu casa!
Gracias por visitarnos. Este es mi espacio personal en internet e iré escribiendo sobre temas variados. No hay un patrón concreto, son cosas que veo y sobre las que me apetece hablar.
Como ves, el diseño web no es lo mio y no voy a ganar ningún premio por ello, pero no importa. Esta es mi plataforma, aquí escribo con libertad y hablo de pequeñas cosas. Estas son mis crónicas, SmallTalks.


 

Desatrancos: cuando necesitas un fontanero

El sábado pasado tuve un atascamiento en la tubería de la cocina, mi fregadero no tragaba agua ni bien ni mal, ni siquiera intentando los métodos más habituales de desatrancos pude solucionar este problema. Y la complicación se agravaba al ser un sábado por la tarde, ¡no podía pasar sin usar el fregadero todo el fin de semana!

Necesitaba llamar a un desatrancador profesional que trabajase el sábado por la tarde, y precisamente hace poco hablando con una amiga me contó que a ella le había pasado un problema muy parecido, y que había llamado a una empresa que se lo soluciono en un tiempo récord y trabajaban las 24 horas del día todos los días de la semana.

El servicio fue muy rápido, tanto en llegar puntualmente como en arreglar el fregadero atascado, y el problema, por lo visto, radicaba en la acumulación de moho dentro.

El profesional que acudió a mi hogar me comento que el moho se reproduce en lugares con una alta humedad, preferentemente oscuros, y por eso las tuberías del fregadero de las cocinas son el lugar ideal para que las esporas del moho se propaguen.

Un crecimiento elevado en esta zona puede desencadenar atascamientos de intensidad moderada o grave y un olor desagradable que emana de la tubería. Eso es algo de lo que me había percatado unas semanas antes, pero que lo había atribuido a los restos de comida y desechos que se acumulan en el fregadero.

En mi caso fue una oclusión de moderada a fuerte, pero el problema podría haber sido peor si lo llego a dejar más tiempo.

El chico de los desatascos me dijo que es una complicación bastante habitual y que muy pocas personas eran conscientes de ello.
Para evitar que algo así vuelva a suceder hay soluciones mucho más fáciles y baratas, no hay necesidad de recurrir a los limpiadores químicos agresivos, los limpiadores habituales de casa son un truco que funciona igual de bien.

El vinagre blanco mata el moho y el bicarbonato de sodio lava las tuberías por dentro y acaba con cualquier colonia y demás suciedad acumulada.

El bicarbnato de sodio puede que no sea lo primero que te venga a la cabeza cuando piensas en un limpiador de tuberías, pero te aseguro que puede hacer maravillas en los desagües malolientes y atascados.

Sólo hay que colocar un embudo en la boca de la cañería y verter media taza de bicarbonato de sodio a través del embudo, también se puede hacer sin embudo, pero es mucho más sencillo para que penetre bien por dentro.

Esperamos unos segundos y añadimos una taza de vinagre blanco por el embudo, sacamos rápidamente el embudo ya que el vinagre en contacto con el bicarbonato produce una reacción muy espumosa y ligeramente abrasiva que puede llegar a quemar el plástico. Esto es lo que finalmente limpia la tubería y mata a cualquier colonia de moho y esporas existente. Esperamos aproximadamente un cuarto de hora a que finalice la reacción.

Por último, vertemos agua hirviendo o muy caliente por la tubería durante 1 minuto más o menos. Esperamos 5 minutos y dejamos correr agua fría por el desagüe un minuto.

Precaución con el material de las tuberías, si están hechas de metal se le puede añadir el agua hirviendo, pero en cambio, si son de plástico puede acabar derritiéndolo.

También hay que tener cuidado de no verter el vinagre por el desagüe sí hemos utilizado recientemente un limpiador químico en el. Los dos compuestos pueden producir una reacción química emitiendo un vapor tóxico perjudicial para nuestra salud.

Esta combinación es, además de eficaz, respetuosa con el medio ambiente ya que no tiene nada químico tan perjudicial para el medio ambiente y también evitas el riesgo que va asociado con tener productos químicos en una casa con niños.

Esto es un consejo muy práctico para todas las tuberías de casa, o incluso para los canalones de las bajadas de agua de los edificios.